Blogia
L a P e d r @ d a

El gran día de nuestra América ha llegado

El gran día de nuestra América ha llegado Sentencia el presidente Chávez en la celebración del quinto aniversario del proceso bolivariano

FÉLIX LÓPEZ y RICARDO LÓPEZ HEVIA
Enviados especiales de Granma.

CARACAS.— "El único camino para que Venezuela pudiera salir de la crisis histórica del siglo XX era haciendo una auténtica Revolución moral, política y profunda. El camino para salvar a la Patria se llama Revolución", afirmó el presidente Hugo Chávez ante la multitud que colmó la avenida Bolívar para celebrar los primeros cinco años del proceso bolivariano.

Tras marchar durante 11 kilómetros, desde la patriótica parroquia de Petare, en el Este de Caracas, miles y miles de venezolanos se concentraron en la avenida Bolívar, donde el vicepresidente, José Vicente Rangel, dio la bienvenida a un líder que "no está donde está por carismático o mesiánico, sino porque ha sabido interpretar el pensamiento de su pueblo. Chávez no conoció al pueblo y la pobreza a través de la literatura, sino de la realidad; y después de cinco años, aquí está, rodeado por el pueblo".

"¡Qué alegría en esta avenida Bolívar!, exclamó Chávez. ¡Qué bonito este seis de diciembre de este año difícil, pero nuevo! El quinto año de esta nueva era bolivariana… ¡Qué inmensidad de pueblo!, y me dicen que ya hay gente en el Poliedro, esperando por el concierto histórico, en vivo y en directo, de ese trovador cubano, martiano, latinoamericano y revolucionario que se llama Silvio Rodríguez".

UNA HISTORIA NECESARIA

Hace cinco años, rememoró el Presidente, ocurrió un evento histórico que abrió las puertas a la vía pacífica y democrática. Desde entonces la historia ha sido larga, y de grandes sacrificios para esos quijotes que abrieron con su sangre el camino de la Revolución.

Después del triunfo de 1998, añadió, abrió de par en par el portón de la historia para el 99, año de la Constituyente. Luego el 2000, con la relegitimación del mandato popular y del nacimiento de la nueva República y sus instituciones. El 2001 fue el año de ser o no ser, y de demostrar que la Constitución no terminaría siendo letra muerta. Ahí comenzamos a demostrar que llegamos al poder para cumplir y no para traicionar al pueblo.

El 2001, explicó, fue también el año en que comenzó a fraguarse la conspiración golpista. El 2002 fue el de vivir o morir: el golpe de Estado, el terror, la desestabilización. Todos fueron años de grandes y varias victorias populares. Habrá que recordar para siempre el mes de abril y la rebelión popular que barrió una tiranía fascista y oligarca en menos de que cantaran dos gallos.

Este año, sentenció Chávez, comenzó y va a terminar con otra gran victoria revolucionaria. En enero derrotamos la conspiración petrolera, y en este diciembre asistimos a otra victoria moral, política y popular: "tengan la seguridad de que los dirigentes de la oposición han sido derrotado una vez más. No lograron recoger las firmas legales para activar un referendo revocatorio. Ellos presentaron unas firmas chimbas, y con firmas chimbas no habrá nada, que se olviden".

ESTAN DERROTADOS

En referencia al proceso de recolección de firmas para activar el revocatorio presidencial, Chávez aseguró que ha quedado demostrada la existencia de un gran fraude. "Desde aquí les digo, lo profetizo y lo afirmo: están ya derrotados".

Para demostrarlo, mostró a la opinión pública pequeñas muestras de la locura y del fraude, que ya está siendo desenmascarado por el pueblo y las instituciones, y debe ser sometido al poder judicial, porque hay en esto cientos y miles de delitos que deben ser sancionados por las leyes y los tribunales.

Expresó que si la llamada ‘descordinadora democrática’ tuviera un resto de dignidad, debían convocar a los medios de comunicación y decirle al país que no lograron recoger las firmas. Decir que fracasaron, reconocer la derrota. Pero no tienen la altura para hacerlo. Y van a chantajear al CNE y a la opinión pública nacional e internacional para que le reconozcan la trampa.

Tras mostrar una larga lista de personas fallecidas que aparecen como firmantes a favor del revocatorio presidencial, Chávez dijo que en honor a esas personas el pueblo no puede cruzarse de brazos.

"Cuando hablamos de inmoralidad, trampa e indignidad, aclaró, no nos referimos a toda la oposición, a los venezolanos que de buena fe y honestamente salieron a firmar. Lo decimos por esa maquinaria podrida de lo que queda de Acción Democrática y COPEI, que pusieron a firmar a menores de edad, a fantasmas, a miles y miles de personas que firmaron dos y tres veces. Ha sido un descaro. Una buena parte de las firmas recogidas por la oposición fueron bajo chantaje".

Chávez propuso publicar un libro con todas las pruebas disponibles y ponerle por título "No volverán".

Estamos seguros, afirmó, que comenzarán las amenazas contra los árbitros del CNE y sus familiares, pero nada de eso debe desviarlos de su responsabilidad con el pueblo. Tendrán que revisar firma por firma y huella por huella, para que el pueblo conozca la verdad verdadera.

A la oposición, sentenció, no le queda otro remedio que reconocer la derrota, y tendrán casi siete años para practicar como se recogen las firmas de un revocatorio, para el 10 de enero del 2010. Espero que para esa fecha tengamos una verdadera oposición, seria, que se olvide de las trampas y que acepten que hay una Constitución, unas leyes y un pueblo, y si no lo han aprendido, nosotros nos encargaremos de recordárselo una vez más.

Con estas jornadas, afirmó el Presidente, se ha demostrado que el apoyo popular a la Revolución no solo se ha mantenido, sino que ha crecido de manera notable e importante. Y eso quiero reconocerlo y agradecerlo. Eso nunca había ocurrido en Venezuela en cien años y más: un gobierno que cinco años después está intacto, fortalecido y cuenta con el apoyo del pueblo y la conciencia nacional.

Casi al término del acto, sugirió a los venezolanos fortalecer la unidad cada día, cada mes. La Patria lo necesita. Dejemos definitivamente a un lado intereses personales y de pequeños grupos, y pongamos por delante los intereses del pueblo. El camino seguirá siendo difícil, compatriotas. El 2004 será un año de grandes exigencias para los revolucionarios, en el que tendremos que aplicarnos a fondo para recuperar espacios y profundizar la Revolución pacífica.

Desde aquí, dijo finalmente, saludamos a Silvio Rodríguez, al pueblo cubano y a Fidel; a Lula y al pueblo brasileño, a Kirchner y al pueblo argentino, y a todos los latinoamericanos. Dijo Bolívar una vez: "El gran día de nuestra América aún no ha llegado". Nosotros, los bolivarianos de este continente podemos decirles al Libertador, a nuestros hermanos y hermanas, y a nuestros hijos, que el gran día de nuestra América ha llegado.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres